INCIPIT VITA NOVA


INCIPIT VITA NOVA significa "empieza la Vida nueva". Es la fórmula, en latín, de titulación de los libros. Nova significa la renovación que el amor produce en la persona del amante (más que la edad juvenil del poeta, como también se podría pensar a partir de Purg. XXX, 115: "Questi fu tal ne la sua vita nova"). Es muy evidente la alusión (paródica) al primer sermón de Bernardo de Clairvaux sobre el Cantar de los Cantares (V. 9): "pro indulta novitate vitae immissum sit in os vestrum canticum novum, carmen Deo nostro" [subió a vuestra boca un cántico nuevo, un himno a nuestro Dios, por la vida nueva que os concedió] y a otros lugares de la Escritura. La asimilación de la experiencia de deseo a la experiencia religiosa (con multiplicidad de citas y paráfrasis), y el consiguiente efecto de secularización de la cultura teológica, es uno de los aspectos más llamativos, y debatidos, de la obra. Obsérvese en Juan de la Cruz cómo el mismo sintagma ("nueva ... vida") sirve para indicar una experiencia que sutilmente se balancea entre lo sagrado y lo profano:

Conviene que primero sea puesta el alma en vacío y pobreza de espíritu, purgándola de todo arrimo, consuelo y aprehensión natural acerca de todo lo de arriba y de abajo, para que así, vacía, esté bien pobre de espíritu y desnuda del hombre viejo, para vivir aquella nueva y bienaventurada vida que por medio de esta noche se alcanza, que es el estado de la unión con Dios.

Juan de la Cruz, Comentarios a "Noche oscura", II, 9, 4.