gentile donna ch'era stata mia difesa


Hay que entender este viaje según el sentido simbólico y autointerpretativo que tienen, en la trama novelesca de la obra, las posiciones de los personaje en el espacio y sus movimientos por el territorio (cfr. cap. V). Las dos mujeres ocupan, ahora, lugares opuestos, en relación con Dante, el cual, acercándose a una, se aleja de la otra. El alejamiento de Beatriz y el acercamiento a la mujer-pantalla aluden, por lo tanto, a experiencias poéticas tan ajenas al mito principal que ya no pueden ser confundidas las unas con las otras. Obsérvese el rigor geométrico de la representación (como en el juego de miradas del cap. V). Que el poeta no llegue, en su viaje, hasta el lugar en el que se encuentra la mujer-pantalla, sugiere que su adhesión moral y poética a ella no fue definitiva ni completa, que se trató de una experiencia limitada en el tiempo, un experimento rápidamente consumado.