Omero


Homero es, en Inf. IV, 88, "poeta sovrano", pero la frase de la Vida nueva está extraída no de su obra (que Dante no conocía directamente), sino de una cita de Alberto Magno (De intellectu et intellegibili, III, 9): "quod sicut dixit Homerus, non videbitur viri mortalis filius esse sed Dei". La expresión anuncia el tema evangélico de la doble naturaleza, humana y divina, de Cristo (y recuerda las palabras del centurión en Marcos, XV, 39: "Vere hic homo filius Dei erat"), según la metáfora cristológica que caracteriza a Beatriz desde el principio como un ser que participa de las dos naturalezas. El mismo tema, pero con inversión de géneros, aparece en Gertrudis Gómez de Avellaneda:

¿Qué extraño ser era aquél?
¿Era un ángel o era un hombre?
¿Era Dios o era Luzbel?...
¿Mi visión no tiene nombre?
¡Ah! Nombre tiene... ¡Era Él!
El alma soñaba tu imagen divina
y en ella reinabas ignoto señor,
que acaso su instinto feliz adivina
los rasgos que debe grabarle el amor.

Gertrudis Gómez de Avellaneda, A Él, v. 41-49