inebriato


Como ineffabile, en la frase anterior, es una expresión propia del lenguaje místico, cuya parodia es funcional al registro hiperbólico de la descripción de Beatriz. Cavalcanti también hace un uso muy extendido de imágenes y conceptos que proceden de la Escritura, pero en él resulta siempre evidente su carácter alucinatorio, efecto de una conciencia turbada por la pasión. Dante, en cambio, funde mística y erotismo como si tuvieran, para el sujeto de la experiencia, el mismo contenido de seriedad y realidad. Lo que le permite al autor homologar registros ideológicos tan diferentes, es el marco poético al cual ambos están idealmente subordinados. En particular el sintagma "tanta dolcezza", ampliamente usado en la literatura religiosa (cfr., por ej., Iacopone da Todi, Laude, XVIII, 6: "Amor perché me deste nel cor tanta dolcezza" y Caterina da Siena, Lettere, 94, 2: "la quale unione è di tanto diletto, e di tanta dolcezza..."), se convierte en expresión del estado de plenitud emocional del amante.