«Ego dominus tuus»


"Soy tu señor" (como en el inicio del Decálogo, en Exodus, XX, 2). El uso del latín, lengua de la ciencia y la liturgia, incrementa el halo de autoridad con el cual el deseo se impone al protagonista como principio ético fundamental.