appresso gir lo ne vedea piangendo


Sintagma cavalcantiano (cfr. cap. XXXV). Como se ha observado (3.9), el soneto no dice que el amor se lleve a Beatriz hacia el cielo. En esta diferencia entre el texto poético y la prosa podemos observar el proceso de reinterpretación al que está sometida la poesía de Dante en el momento de entrar en la estructura narrativa de la Vida nueva y convertirse así en soporte de un relato novelesco. En efecto, el significado teológico de Beatriz aparece tan vinculado a la historia que se cuenta en la Vida nueva (y relativamente tan esporádico en los textos propiamente líricos) que se puede legítimamente sospechar que la decisión de escribir una novela a partir de materiales poéticos sea contextual y no sucesiva a la sublimación religiosa de la amada, aunque ésta pueda aparecer, en forma puntual de parodia, al estilo de Cavalcanti, ya en las primeras líricas. Lo que de todos modos parece evidente es que esta sublimación, lejos de ser expresión de un originario sentimiento místico, forma parte de recursos temáticos y retóricos que componen el diseño general de la autobiografía que el texto narra (recurso necesario, esto sí, para potenciar la fuerza expresiva del texto y para justificar la centralidad moral que el amor adquiere en esta autobiografía).